Miércoles, 13 Abril 2016 04:26

CIC solicita la imputación de Deloitte en el caso Bankia. Destacado

Escrito por
Comunicado de CIC Comunicado de CIC

La Confederación Intersindical de Crédito (CIC) ha pedido al juzgado que
instruye el caso Bankia que vuelva a tomar declaración a los responsables de
Deloitte, en este caso en calidad de investigados. El sindicato considera que,
desde que se inició el proceso, se han aportado más datos que ponen de
manifiesto el papel que jugó la consultora en el caso. Entre ellos, destaca la
resolución del ICAC que la declaraba responsable de varias infracciones, o el
informe pericial complementario que concluye que “el fraude presuntamente
perpetrado mediante la salida a bolsa de la entidad no se hubiera podido realizar
sin la colaboración de Deloitte”.


La Confederación Intersindical de Crédito (CIC) ha presentado un escrito al Juzgado
central de Instrucción núm. 4 de la Audiencia Nacional a través del cual solicita que se
vuelva a tomar declaración a los responsables de la firma Deloitte, en este caso en
calidad de investigados, dentro del proceso abierto en el caso Bankia.

Desde el sindicato, que ha incorporado a su equipo jurídico a Andrés Herzog, se alega
en primer lugar que desde que el socio responsable de Deloitte de las auditorías del
Grupo BFA-Bankia, Francisco Celma, prestó declaración en calidad de testigo en
febrero de 2013, “en un momento muy inicial de la instrucción”, se ha aportado una
“ingente” cantidad de información sobre la gestión y la situación patrimonial de la
entidad, y se han practicado “multitud de diligencias que han permitido conocer mucho
mejor la labor de la citada auditora en la gestión de las entidades imputadas”.

Entre esa información destaca CIC la resolución de septiembre de 2014 del Instituto
de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), que declaraba a Deloitte y a su socio
auditor, Francisco Celma, responsables de la comisión de una infracción continuada
muy grave y otras dos infracciones graves de la Ley de Auditoría de Cuentas. En su
informe, el ICAC concluye y sanciona la falta de independencia de Deloitte en su
revisión de los estados contables intermedios de Bankia, “lo que le convierte
directamente en responsable de los mismos”.

Además, la Confederación pide que se tengan en consideración los informes
elaborados por los peritos inspectores del Banco de España en diciembre de 2014, los
cuales concluyen que las cuentas de Bankia, S.A y el grupo BFA-Bankia
correspondientes al ejercicio 2011 contienen errores contables por una incorrecta
valoración de determinados activos. Los citados informes incluyen señaladamente a la
auditora Deloitte como uno de los responsables de no haber detectado estos errores.

“Los peritos judiciales concluyeron que ninguna de las cuentas formuladas por el
Grupo BFA-Bankia desde su creación respondían a la imagen fiel de la entidad, y que
los consejeros y directivos tenían suficiente información para haber elaborado unas
cuentas acordes a la verdadera situación patrimonial de la entidad, lo cual debería
haber sido detectado e impedido por los auditores, pues esa es precisamente su
función”, argumenta CIC en su escrito.

Sin embargo, “y a pesar de que lo anterior sería de por sí más que suficiente para
volver a llamar a declarar a los responsables de Deloitte”, CIC incorpora en su
alegaciones el informe pericial complementario de mayo de 2015, un nuevo dictamen
que “confirma el presunto fraude de la salida a bolsa de la entidad y que ni una sola de
las cuentas de BFA-Bankia desde su creación cumplió con la normativa aplicable”.

“Son abrumadores los datos que apuntan a que el masivo fraude presuntamente
perpetrado mediante la salida a bolsa de Bankia no se hubiera podido jamás realizar
sin la activa colaboración de Deloitte, que no solo incumplió sus más elementales
obligaciones, sino que además actuó como asesora en las principales decisiones
estratégicas de la entidad que la abocaron a la situación ya de sobra conocida”,
asegura CIC en el escrito presentado en el juzgado.

Por todo ello, y por alguna razón más expuesta como el incumplimiento de Deloitte de
su obligación de haber emitido informe de auditoría en el plazo legal establecido en
abril de 2012, CIC pide al juzgado que una nueva declaración, esta vez en calidad de
investigada, tanto de la consultora como de Francisco Celma, una petición que también

ha realizado a través del mismo procedimiento, con un escrito diferente, el movimiento 15MparaRato.