El dinero sirve para comprar.
Banquillo de acusados en el caso de las tarjetas. JAVIER BARBANCHO

El dinero sirve para comprar.

Cuentan que, recién conquistada Atenas, Alejandro Magno se plantó ante el tonel en el que vivía Diógenes y le dijo que deseaba hacerle un regalo. Diógenes preguntó el motivo y Alejandro le respondió que, por lo que le habían dicho, era el hombre más honesto de Grecia y la respuesta fue: «Pues deja que lo siga siendo y no intentes comprarme».

ARTICULO ORIGINAL EN EL MUNDO.ES

Explico esto para que quede claro que no me cabe la menor duda de que su desmedida admiración de la honestidad es lo que impulsó a Miguel Blesa a ofrecer visas black a todo aquel que tuviera voto en su reelección como presidente de Caja Madrid. Pero también aprendimos de los griegos que la desmesura, incluso en la práctica de la virtud, es el desencadenante de la tragedia.

Como presidente de la Confederación Intersindical de Crédito (CIC), me interesan aquellos de los procesados que son compañeros en la actividad sindical. Dejaré de lado los gastos de aquellos, como Francisco Baquero de CCOO, que llegaron al extremo de la mezquindad cargando a su tarjeta la televisión de pago. ¿Partidos de fútbol para tener tema de conversación en el Consejo?

Quiero hablar de esos compañeros que han buscado una eximente o atenuante diciendo que los gastos que realizaron fueron para su sindicato. ¿Ha visto alguien, alguna vez, que la afirmación «He compartido mi botín con mi banda» sirva para disminuir la responsabilidad penal? Sí que lo hemos visto en algunos casos de políticos que usan como defensa que no buscaban un enriquecimiento personal, pero han utilizado el dinero público para crear redes clientelares.

Quienes pretenden exonerarse manifestando que han compartido el botín creo que logran exactamente lo contrario. Un sistema democrático no puede permitir el uso de medios ilegales interfiriendo en la competencia entre las organizaciones sindicales. Lo que han confesado es que, además de robar, han proporcionado una financiación ilegal a sus sindicatos y han introducido un desequilibrio, atentando contra la libertad sindical.

Para finalizar, vuelvo al principio. Ustedes pueden creer que Miguel Blesa proporcionó las black a mis compañeros sindicalistas admirado por su honestidad. O pueden pensar que la función esencial del dinero, es comprar. Comprar votos y voluntades en su consejo de administración. Comprar unos Convenios Colectivos que mantienen pérdidas de derechos. Comprar la destrucción de más de 47.000 empleos en el sector. Y también, ayudar a sus acólitos a comprarse una desigual competencia sindical proporcionándoles medios de los que los demás no disponemos.

Pero, como dijera Blas de Otero, Nos queda la palabra. Y ahora, con su venia, se la dejo a ustedes porque hoy son el jurado.

Gonzalo Postigo es presidente de la Confederación Intersindical de Crédito (CIC), que ejerce como acusación en el caso de las tarjetas 'black.'

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

ASCA ASIPA ASPROMONTE APECASYC
SEC SECAR FORO SATE
SICAMSTC UOB UEA